13 abr. 2011

Compartiendo experiencias de nuestras conversaciones con Europa sobre #Cuba

Por María Tallet
Secretaria General Cuba Democracia ¡Ya!

Desde la Plataforma Internacional Cuba Democracia ¡Ya! hemos estado visitando las Embajadas de los países miembros de la Unión Europea, con el objetivo de insidir en la decisión que los veintisiete han de tomar una vez esté concluido el informe que la Alta Representante de Asuntos Exteriores de la Unión, Katerine Ashton,  está redactando como frutos de los 'contactos exploratorios' que viene realizando con la Isla.  A estas visitas nos han acompañado algunos de los ex presos de conciencia recientemente deportados, los cuales han compartido sus experiencias ante los diplomáticos europeos.

Aunque creo que la posición común será ratificada, o en su caso actualizada, pero nunca eliminada; considero según la experiencia que he tenido, que hay tres puntos que se han de abordar en cualquier ámbito en el que se discuta la situación actual y el futuro cercano de Cuba como es el caso de estas conversaciones con diplomáticos europeos.


1º Raúl Castro, el "esperanzador".

La salida de Fidel (el muy conocido) y la entrada de Raúl (el que está por conocer) les puede dar a ciertos diplomáticos una falsa ilusión de que al ser otra persona pueda tener otro patrón de conducta y quizás mejor disposición para obtener resultados a través del diálogo.

2º La Gran Duda

Hay un total consenso entre los diplomáticos que hemos visitados en que, como el gobierno cubano ha tenido el "gesto" de excarcelar algunos presos, la Unión Europea ha de responder con "otro gesto".  El problema está en que muchos diplomáticos no tienen claro cuál debería ser ese "gesto". Ellos saben que el gobierno cubano tiene la derogación de la Posición Común como idea fija y que cualquier otra cosa que se les dé les sabrá a poco.

3º El Temor

Creo que existe el temor de que si el "gesto" que se tenga no es suficiente para la dictadura, esta se cierre a cal y canto y no quiera dialogar sobre Derechos Humanos en el futuro. Algo que a su juicio sería mucho peor.

Está en nuestras manos descrubrirles al General  Raúl Castro,  hacerles ver que es más de lo mismo. 

Tenemos que sacarlos de dudas respecto a lo que se le puede ofrecer a la dictadura, un gesto que sea "proporcional" y no "desproporcionado" con la excarcelación y posterior deportación de varias decenas de presos políticos.  

Hay que eliminar sus temores al 'no diálogo' pues la dictadura siempre accederá a dialogar con tal de conseguir sus intereses, puramente económicos, mucho más con la crítica situación económica que para variar,  atraviesa el país. Diálogos que por otra parte son estériles, porque dialogar para el gobierno cubano es "dar cinco mientras recibe cien".

No hay comentarios:

Publicar un comentario