13 jul. 2011

#Cuba - En el primer aniversario del comienzo de las excarcelaciones de prisioneros políticos cubanos deportados a España.

La dictadura busca ganar tiempo. Cuba necesita Democracia ¡Ya!.



Hoy se cumple un año de las primeras excarcelaciones de presos políticos cubanos tras las conversaciones mantenidas por el dictador Castro II con el Cardenal cubano Jaime Ortega y Alamino, que finalmente desenvocaron en otra llegada masiva de presos políticos a España, similar a la ocurrida en 1993. Las conversaciones tuvieron lugar en un convulso contexto para la dictadura. El asesinato gubernamental de Orlando Zapata Tamayo; la huelga de hambre de Guillermo Fariñas exigiendo, precisamente, la liberación de los prisioneros políticos; las protestas de la oposición en las calles cubanas, especialmente de las Damas de Blanco y la presión internacional, de diferentes instituciones y personalidades, pero sobre todo de los medios de comunicación, obligaron al anciano general a sentarse con el purpurado cubano para buscar una solución “conveniente”. El aniversario es propicio para hacer balance y valoración del proceso. Aquí va el de Cuba Democracia ¡Ya!

Los prisioneros de conciencia excarcelados nunca debieron estar en la cárcel y tampoco sufrir el destierro. No fueron liberados, solo cambiaron de condena o régimen de reclusión. Los años de encierro y torturas pesaron mucho a la hora de decidir, apresuradamente, si marchaban al exilio o permanecían en la isla-presidio. La represión a los que se quedaron en Cuba y la permanencia en prisión de Rafael Ibarra que rechazó el destierro, son ejemplos suficientes para demostrar que todo este proceso ha sido una sucia maniobra de los Castro para ganar tiempo, afianzarse en el poder y de paso sacar réditos políticos y financieros.

Cuba Democracia ¡Ya! agradece la gestión humanitaria de todas las personas e instituciones que intervinieron y están interviniendo en este proceso con el ánimo de aliviar la dolorosa situación de los prisioneros y sus familiares. Más allá de juegos políticos entre gobiernos, el estado y el pueblo español han sido muy generosos. La acogida brindada a los cubanos ha sido satisfactoria si tenemos en cuenta los tiempos que corren, donde la crisis económica y el desempleo afectan a muchos españoles.

Durante todo el proceso la dictadura castrista ha jugado sus cartas de manipulación, manejando los tiempos y apoyándose en la maltratada psicología de los prisioneros que excarcelaba, ha logrado crear focos de conflictos para utilizarlos en servicio de su propaganda. Ciertamente ha habido errores, que no compartimos, en la ayuda a los exprisioneros. Por ejemplo la precipitada salida de Cuba, la emisión inicial de informaciones erróneas o confusas, la falta de mediación y colaboración de personas con experiencias similares, la falta de precisión en su estatus legal, la falta de previsión de situaciones emergentes, etc. Pero algunos exprisioneros no han usado las maneras correctas para reclamar y eso tampoco lo compartimos . La utilización de métodos de protesta que podrían ser comprensibles y factibles contra una dictadura pero contraproducentes e inexplicables en democracia desvirtúa y frivoliza la lucha por los derechos de los cubanos. El respeto y solidaridad de la opinión pública, que tanto trabajo ha costado alcanzar, podría verse menguado por actitudes como estas, de las que Cuba Democracia ¡Ya! se distancia completamente.

En el tiempo transcurrido se ha demostrado, lamentablemente, que teníamos razón cuando advertíamos que la excarcelación de prisioneros políticos no significaba cambios en la dictadura. En este año la represión ha aumentado; más cuando la gerontocracia caribeña ha advertido que no se eliminaría la “Posición Común Europea”. Ni las excarcelaciones, ni los amagos de cambios económicos, han representado mejoras en el respeto a los derechos y libertades de los cubanos. Los verdaderos gestos y cambios políticos que lleven a Cuba a la transición democrática siguen sin aparecer. La comunidad internacional debe tomar nota.

La oposición pacífica en la isla y en el exilio continúa trabajando por la anhelada transición a la democracia y al estado de derechos al que que tenemos derechos, también, los cubanos. La incipiente sociedad civil se consolida y diversifica cada vez más, a pesar de la represión del general castrista. Cuba Democracia ¡Ya! reitera su compromiso de trabajo por una Cuba “con todos y para el bien de todos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario