31 mar. 2011

James Carter "El manisero", 90% decepción. #Cuba

Por Joel García.
Coordinador de Cuba Democracia ¡Ya! en Las Islas Canarias.

Tengo que reconocer que personalmente yo era de los que veía con cierto optimismo la visita de James Carter, quizás porque no estuve muy al tanto de la anterior (en aquella época no cojía tanta lucha con estas cosas, quizás por mi juventud, no lo sé) y no podía comparar en condiciones.

Pues bien, “el manisero” (como le llamaré desde ahora) se fue y se llevo los cucuruchos.Desde que llegó ha repartido sonrisas y no maní, los cubanos a su paso en su “Van” marca “Hiunday” parecía que estuvieran saludando al mismísimo Papa, “mira que gracioso y bonito” gritaban algunas cubanas a su paso, yo mientras lo oía buscaba un hueco en el suelo para esconder la cabeza ante tanta vergüenza ajena.


Al manisero le llevaron al tour correspondiente que le hace la dictadura a todas la personalidades de renombre que visitan la isla, es decir, le pasean por ese parque temático de cartón piedra llamado “Casco Histórico de la Habana” de la mano por supuesto del chupador de cámara Eusebio Leal, siempre preocupado por aparecer en la foto.

Mi mayor optimismo fue en el momento en el que se reunió con blogueros, disidentes, expresos políticos y las Damas de Blanco, verlos reunidos todos en un solo lugar fue muy bonito, sin duda alguna es el 10% de aprobación que le doy a esta visita, sin embargo, la nocturnidad (al amanecer) y el secretismo de la reunión me quitaron las alegrías, se les pidió discreción a los asistentes, se les hizo pasar por controles de seguridad absurdos a las puertas del hotel (móviles prohibidos) y sobretodo, no se pudo sacar nada publico de todo esto, salvo las declaraciones a la salida de la reunión en plena calle. Todo esto contrastando con los flashes, cámarasy micrófonos con los cuales el manisero se reunió con el dictador Raul Castro.

En este punto es donde ya por completo el manisero me decepcionó; ver a una persona nacida y criada en democracia y encima siendo ex-presidente de un gobierno como el de USA descojonarse (y perdón por la expresion) de risa con un dictador que oprime a mi pueblo es verdaderamente ofensivo, reconozco que en ciertos aspectos diplomáticos hay que mantener unas pautas, pero creo que hay limites éticos que no se pueden traspasar y al menos para mi los traspasó y de largo.

Luego de todo esto el manisero se reúne en conferencia de prensa, aboga por la libertad del pueblo cubano, de Alan Gross, el levantamiento del embargo y que los viajes entre USA y Cuba sean recíprocos sin ningún tipo de impedimentos, hasta ahí estoy de acuerdo con él, incluso con el levantamiento del embargo ( he dicho en varias ocasiones que debería hacerse) aunque al contrario que el manisero, pienso que el efecto real sobre la población cubana es mínimo y solo sirve de excusa barata a la dictadura, las penurias económicas de la isla sólo tienen un culpable, los hermanos Castros. Dicho esto, me sorprende como un ex-presidente democrático aboga por la libertad de 5 personas que han colaborado en el asesinato de 4 compatriotas suyos, pone en duda el sistema judicial norteamericano y no utiliza los mecanismos que la justicia le da en ese país para solicitar la liberación de los espías. Para mi, incomprensible.
Como conclusión sólo puedo sacar una palabra, DECEPCION, y es que no parece que después de esta visita nada vaya a cambiar, todo seguirá igual si depende de estos personajes como el manisero, así que en resumen el cambio en Cuba sólo se dará si parte de nosotros, los cubanos, de dentro y fuera.
Lo positivo es el reconocimiento publico que se le ha dado a la oposición, disidencia y críticos con el régimen desde el Doctor Elías Biscet hasta la bloguera Yoani Sánchez, tremendamente curioso como ante tantos “ contrarrevolucionarios” y “mercenarios” juntos en un mismo sitio no había ni un solo “cubano digno” gritando y tirando huevos de forma espontánea.
¿Para pensar o quizás no nos sorprenda?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario