12 oct. 2010

Represión en Cuba a la orden del día.

Hechos como estos multiplican nuestro desprecio por los tiranos que nos oprimen desde hace más de ciencuenta años y nuestras fuerzas para seguir denunciando a los que pisotean nuestra libertad y nuestros derechos.

Cuba Democracia ¡Ya!



La coronel de la Seguridad del Estado Carla las advirtió mientras las molían a palos “que no vuelvan a pasear con las Damas ningún domingo más”





Si, a cualquiera que se le diga que después de 50 años de “revolución” la segregación racista y el desprecio a la raza negra ha aumentado considerablemente en el régimen cubano, al menos pondrá cara de incredulidad. Una revolución fracasada como la castrista, al menos podía haber llevado adelante la igualdad de los ciudadanos independientemente de la raza que tengan.

Pero no, la represión a la raza negra en cuba está ahora más exacerbada que nunca. No es la primera vez que escucho que OZT avivó la llama racista de sus opresores y carceleros por ser negro, hay testimonios de los insultos racistas que le proferían mientras le torturaban en prisión. Ya hace meses que publicamos en este mismo blog “Al acecho el kukuxklán cubano” que nos avisaba de la situación que están viviendo algunos de los ciudadanos “prietos” cubanos.




Y si al problema de la raza le sumamos el de ser opositora y Dama de Blanco, el cóctel ya se vuelve insoportable para las legiones represoras de la dictadura. Paso a relatar los hechos tal y como me los han contado.

Sonia Garro y Mercedes Fresneda son dos opositoras que se unieron a las Damas de Apoyo hace ya muchos meses. La oposición que hacen estas mujeres es pacífica, la única arma que acreditan cada domingo es un gladiolo en la mano, con el que pasean junto con las Damas de Blanco por las calles de La Habana.



El pasado jueves, estas dos aguerridas pacifistas tenían una reunión en casa de Sonia. El Kukuxklán de la policía castrista montó un operativo rodeando la casa e impidiendo el acceso a la misma a todo el que quería entrar, INCLUSO A LA PROPIA SONIA le impidieron el acceso a su hogar. Ante tal arbitrariedad estas dos valientes heroínas se colocaron un cartel que decía “Abajo el racismo, VIVAN LOS DEREHOS HUMANOS” y se pasearon por las calles de La Habana.


No duró mucho este paseo, en poco se vieron rodeadas de la policía represiva, esos que van con uniformes azules, que gritándolas “la calle es de Fidel” comenzaron a apalearlas salvajemente en la vía pública. Seguidamente las metieron en un coche y las llevaron detenidas a las dependencias policiales, donde durante más de siete horas las molieron a palos, provocándoles varias fracturas de huesos, a Sonia le destrozaron la cara partiéndole la nariz. La paliza se la propinaron mujeres y hombres, sin piedad ni compasión, sin tener en cuenta que son dos mujeres pacíficas, dos Damas de Apoyo a las Damas de Blanco.

Dos días después, siguen sin poder conciliar el sueño por los dolores que siguen teniendo tras las palizas policiales. Vean sus rostros, vean sus sonrisas y sus miradas llenas de dignidad y de satisfacción por defender una causa justa, la causa de las Damas de Blanco. En estos momentos esos rostros están desfigurados por la represión criminal de la policía castrista.

Démosle publicidad a estos acontecimientos. No podemos ni debemos permitir que la policía castrista siga torturando impunemente. BASTA YA DE REPRESIÓN!!!

Fuente de la Noticia: La revolución de los gladiolos.

3 comentarios:

  1. Que salvajes ! Que demonios! Hasta cuando Dios mio tendremos que sufrir el atropecho, la represion y los abusos por el solo sentido de dicentir, de pensar diferente. Abajo la dictadura! Viva la democracia!

    ResponderEliminar
  2. Carlos Quintana Landa12 de octubre de 2010, 20:02

    ¿Qué se puede esperar de "esas bestias"?.Todo lo que hacen,lo que dicen...DA ASCO.Los "únicos cambios"en Cuba:de MAL para PEOR.

    ResponderEliminar
  3. Así es, cambios ninguno, todo es estrategia para ganar tiempo y confundir a la opinión pública. ¡No podemos permitir que estas cosas sigan sucediendo en nuestra patria!

    ResponderEliminar