13 ene. 2011

Declaración de Fernando Delgado.

Tomado del Blog: Penúltimos Días

Hace 5 años fue cancelada la habilitación de mi pasaporte que me permitía viajar a mí país como turista, para ver a mis familiares. El pasado 20 de diciembre, en vísperas de Navidad, la embajada de Cuba en Viena me comunicó vía telefónica —tras 5 años de reclamaciones formales para que mi pasaporte volvera a tener validez— que acababan de recibir respuesta de las autoridades cubanas sobre mi caso. La respuesta fue: “No se te rehabilitará el pasaporte para entrar a Cuba”. Esta absurda condena al destierro se prolonga sin ofrecerse ninguna explicación.

Días después viajé 700 kilómetros en tren hasta Viena y me declaré en huelga de hambre el 6 de enero en proximidad de la embajada de Cuba, donde permanezco, para protestar y reclamar a las autoridades de mi país una solución a mi caso: el cese de esta medida cruel, inhumana y fuera de toda proporción.

Entregué una carta con mis demandas a la embajadora Norma Goicochea durante una charla de 30 minutos en su oficina donde pude exponer verbalmente mis reclamaciones. Fue solicitada, además, la presencia además del Cónsul y la de un caballero que se identificó como segundo jefe de misión diplomática. Ellos no tenían una respuesta y sí una evidente vergüenza en sus miradas al escuchar mi ya conocido testimonio, pero se limitaron a persuadirme —cordialmente— de que Cuba no actúa bajo presiones.

Deseo, por voluntad propia y a través del blog Penúltimos Días, hacer pública mi denuncia y exigir a las autoridades cubanas que respondan con argumentos a mi reclamación ciudadana en lugar de esconderse tras el silencio, la impunidad y el uso de la ignorancia calculada como arma de coacción, como si tratara con líderes de la Camorra italiana en lugar de autoridades que supuestamente responden a la voluntad popular y a la justicia social, como afirmó recientemente Bruno Rodríguez en su discurso ante la ONU.

Entérese el señor Ministro que esta medida de “destierro”, que ni siquiera aparece en el código penal de Cuba y cuya existencia es negada por las autoridades y atribuida sólo a casos de terroristas, sí que existe para una amplia gama de la sociedad cubana actual y se aplica a personas inconformes residentes en el exterior. Esa medida cuenta con el repudio total y absoluto del pueblo fuera y dentro de Cuba, así como de todo el mundo civilizado El Ministro o las autoridades cubanas deberían explicar mejor a qué demandas realmente están sujetas las leyes migratorias en Cuba porque a la voluntad popular evidentemente no es.

Basta ya de abusos, ¿hasta dónde nos van a arrastrar? Jamás habrá éxitos para Cuba con tanto absurdo como ley y con tanta familia despedazada. Pidamos a la Iglesia Católica, a la comunidad internacional, al Parlamento Europeo y a todas las organizaciones que velan por el respeto a los derechos humanos que exijan a Cuba en cada foro internacional el cese de la aplicación del destierro como medida represiva y de chantaje. Es una demanda primordial.

No me importan las consecuencias que acarree la osadía de protestar en voz alta pues no se trata sólo de mi caso, ni del caso de los presos políticos desterrados a España, ni de los cientos de artistas famosos y deportistas que no pueden regresar, ni de los miles de profesionales que decidieron abandonar sus misiones y no pueden regresar con sus hijos. Se trata, además, de otros miles de personas menos conocidas, de madres ancianas que murieron sin poder volver a ver a sus hijos y conocer a sus nietos, un saldo de miles de familias divididas y fracturadas a lo largo de medio siglo de condenas arbitrarias como la mía.

La reunificación familiar es el primer lineamento y actualización que necesita Cuba con urgencia. Mi solicitud no es un desafío, es sino el clamor sincero de toda una nación que está harta de tanta injusticia y tiene hambre de reconciliación y armonía. Uno de los mayores deseos de todos los cubanos es ver reformadas las leyes migratorias vigentes. Sólo hay que preguntarle al pueblo, a mi propia hija de 8 años a quien ya tuve que explicarle por qué la fecha de mi visita se demora tanto.

Continúo en espera de una solución a mi caso, expuesto en mi declaración de huelga de hambre (1).

Respetuosamente,

Fernando Delgado

(1) Fernando Delgado se encuentra en huelga de hambre desde el pasado 6 de enero de 2011 pidiendo a las autoridades migratorias cubanas le permitan entrar en Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario