18 mar. 2011

Ensayando la democracia, un artículo de Joan Antoni Guerrero para 'Martí Noticias'

Publicado originalmente en Martí Noticias


La plataforma internacional Cuba Democracia ¡Ya! se reestructura para tener una mayor presencia en Europa.


Las redes sociales aceleran y benefician la relación y comunicación entre las personas. Las organizaciones que trabajan desde el exilio en defensa de los derechos humanos y la libertad en Cuba también las aprovechan para ampliar sus horizontes, organizarse mejor y de forma más eficiente.


Este es el caso de la plataforma internacional Cuba Democracia ¡Ya! Que, la cual desde Madrid, está reestructurándose actualmente con el objetivo de tener una presencia amplia en todo el territorio español, pero además en otros países europeos, como es el caso de Francia. “Hemos buscado otras caras que no eran oficialmente colaboradores de la plataforma pero sí eran simpatizantes y nos habían ayudado”, explica el nuevo presidente de la plataforma, Yuniel Jacomino. Ahora el reto es ampliar la red hacia diferentes países de Latinoamérica. “Nuestra plataforma siempre ha tenido el carácter internacional pero ahora las redes sociales nos han brindado la oportunidad de organizarnos, lo que antes no era así porque la comunicación no era tan fluida”, subraya.

Las acciones de Cuba Democracia ¡Ya! persiguen como “objetivo primero” el “enseñar a la opinión pública lo que sucede en Cuba” a la vez que “sensibilizar a las personas que aman la libertad y la democracia para que conozcan la realidad cubana”. Para ello consideran fundamental su presencia en el espacio público y a eso orientan mucha energía. Protestas y performances en las calles, o un ciclo de conferencias en universidades que están organizando. Asimismo, trabajan las relaciones a nivel diplomático, con contactos que actualmente los miembros de la plataforma están manteniendo en diferentes sedes diplomáticas en Madrid para seguir argumentando ante los embajadores europeos los motivos que, según su parecer, impiden que se levante la Posición Común de la UE respecto al gobierno cubano.

La reestructuración de CDY responde a la idea del anterior presidente de la plataforma, Rigoberto Carceller, de dar paso a caras y generaciones nuevas, y de integrar “a personas que consideramos buenos patriotas, con espíritu valiente”, dice Jacomino, personas que han sido capaces de salir solas a una plaza para reivindicar la libertad de Cuba, como es el caso de Briseida Praud, en Francia. Ese valor y la disposición a “dar la cara” son los requisitos para participar en la plataforma que, según su presidente, quiere ser, a nivel de composición, el “reflejo de una Cuba democrática, porque queremos hacer la democracia desde ya”, y no convertirse en una organización con objetivos partidistas o ideológicos. Su objetivos son más bien el ser una plataforma ciudadana que aspira a conseguir tan sólo la libertad y la democracia para Cuba. “CDY -señala Jacomino- no hace un debate ideológico, en nuestra plataforma hay católicos, agnósticos, gente que simpatiza con partidos de derecha o izquierda, que se consideran de izquierda socialista, liberales o conservadores, hay mujeres, hombres, casados, homosexuales y heterosexuales. No tenemos patria como para estar haciendo partidos y debates ideológicos y divisiones por motivo de raza, sexo o cualquier otra cuesitón”. La única barrera que pone CDY es el recurso a la violencia.

Jacomino reitera que “dar la cara” es todavía un paso difícil de dar para muchos cubanos ya que “lleva un proceso”. Ahora bien, “cuando la gente prueba la libertad” difícilmente se pueden hacer pasos en sentido contrario. Por eso muchos cubanos que participan en protestas públicas y experimentan esa liberación se quedan con un buen sabor de boca y con ganas de continuar haciéndolo. “El cubano normalmente tiene mucho miedo porque son muchos años de dictadura recia, dura, que ha hecho dividirse a las familias y, a la vez, el régimen ha demostrado que a la hora de reprimir no le importa nada, le da igual si son mujeres o niños, responde expulsando a los opositores o calumniándolos. Por eso es difícil dar la cara contra una dictadura de ese signo”.

A pesar de todo, Jacomino reitera que “cuando la gente prueba la libertad, ni que sea un poquito, y se dan cuenta de que ese es el camino, que esos es lo bueno y que eso debería compartirlo con los demás, entonces siempre hay cubanos valientes donde porque, como decía José Martí, Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres, y hay muchos cubanos así”.

Joan Antoni Guerrero Vall es un periodista catalán residente en Andorra. Su blog 'Punt de Vista' se ha convertido en un referente de información para todos los que luchamos por la libertad, la democracia y los derechos humanos en Cuba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario